MANIFIESTO

Con el recurso retenido de los propios empleados, la Administración de Raúl Cárdenas ha pagado las quincenas de los trabajadores, señala un manifiesto del SUEUM a la opinión pública.
Aquí el documento completo:

14 de octubre de 2020
A los valientes y combativos miembros del SUEUM
A la Comunidad Universitaria
Al Pueblo en General
Raúl Cárdenas Navarro, empecinado en encumbrarse públicamente, promueve su imagen en eventos intrascendentes, mientras que lanza al ruedo y sin capote a Rodrigo Gómez Monje, para mostrar el lado oscuro del manejo financiero de la UMSNH, quien reconoció de viva voz en una rueda de prensa, que el recurso de la ayuda sindical de los agremiados al SUEUM, se encuentra trabajando en una cuenta bancaria y generando suculentos intereses, que han servido para pagar la nómina de los propios trabajadores.
Ahora resulta que somos los empleados universitarios los que estamos pagando nuestras quincenas con nuestro propio dinero. ¿Entonces somos nuestros propios patrones y la autoridad solo es un artículo decorativo, por cierto muy caro para el erario público?
El tesorero nicolaita parece ignorar que todo el presupuesto de la institución viene etiquetado para un fin y que el peculado o la malversación de caudales públicos es un delito consistente en la apropiación indebida del dinero perteneciente al Estado por parte de las personas que se encargan de su control y custodia. También se conoce como desvío de recursos.
Es evidente el desconocimiento del tesorero en materia jurídica, sin embargo, la responsabilidad recae en Raúl Cárdenas Navarro, que en su calidad de representante legal de la institución, se ha dedicado a la búsqueda de los reflectores para vender su imagen en la víspera de los próximos comicios electorales, complicando con esto, la protección de su padrino.
¿Cómo se atreven a declarar que están pagando las quincenas con los intereses del recurso retenido de una prestación, si a final de cuentas tendrán que pagar hasta el último centavo que nos deben?
Es indignante la doble moral de Raúl Cárdenas y de su equipo de colaboradores, que por un lado presumen austeridad y ahorro, pero adeudan más de 60 mil pesos a cada trabajador, por casi un año de usura de nuestro dinero, mientras que para ellos no representa ni siquiera una quincena de su salario, sin considerar las facturas millonarias del combustible de los vehículos oficiales, que siguen consumiendo excesivamente aun en tiempos de pandemia. ¡Esa es la austeridad de Cárdenas Navarro!
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
COMBATIVAMENTE
“Cuna de mujeres y hombres valientes, crisol de libre pensamiento”
SINDICATO ÚNICO DE EMPLEADOS DE LA UNIVERSIDAD MICHOACANA

A %d blogueros les gusta esto: