Órbita/Prefieren a Silvano

22 de julio de 2020. Con una proyección de 10 mil casos positivos para el próximo primero de agosto, según el modelo matemático que anticipa los escenarios a partir de la velocidad de transmisión, Michoacán enfrenta el reto más grande desde el registro de los primeros casos del COVID-19 en la entidad hace 4 meses: romper la cadena de contagio.

Por ello, es importante hacer un alto y un balance analítico del tema, sobre cómo han estado manejando nuestros gobernantes esta crisis que se ha extendido por 215 países en el mundo y que tiene a México en el cuarto lugar por su cantidad de defunciones.

En ese balance, es importante reconocer y destacar el apoyo alimentario a familias vulnerables y el plan de rescate económico como parte de las acciones que le han valido a Silvano Aureoles posicionarse como el Gobernador mejor evaluado en la estrategia para mitigar los efectos de la epidemia entre la población.

La más reciente encuesta de Mitofsky deja en claro que la población prefiere al caracuarense con un 62.6 por ciento, muy por encima de AMLO en el manejo del coronavirus, pues apenas alcanza un 32.8 por ciento; el mandatario estatal creció 20.1 puntos en los últimos dos meses. AMLO, en contraparte, ha ido en descenso.

Los números son fríos e indican que politizar el manejo de la epidemia ha tenido graves consecuencias, reflejadas incluso en la desaprobación de gobiernos y figuras que hasta hace poco estaban encumbradas. Principalmente, deja desprotegida a la población, ya que, quienes deberían preocuparse y ocuparse por su bienestar, se dedican a generar polémica, distraer la atención pública a temas triviales e inventarse uno que otro “comploj”, como las que han sido lanzadas contra gobernadores que conjuntan esfuerzos en el combate a COVID-19.

La balanza está inclinada, cargada de trabajo continuo y estrategia basada en método científico y no en ocurrencias; eso le ha valido a Aureoles los números que trae en las encuestas y que es lo que los ciudadanos quisieran ver en todos sus políticos y gobernantes: liderazgo, visión, carácter y determinación.

No hay que olvidar que Aureoles se anticipó a diversas medidas, como la suspensión de clases antes de que la Federación lo hiciera; desde temprano, impuso medidas restrictivas de movilidad y obligó el uso del cubrebocas.

También hay que decirlo: hoy, las familias, las empresas, los colectivos, son quienes tienen la absoluta responsabilidad de atacar al virus desde la prevención, quedándose en casa si no realizan actividades esenciales, y si salen, usar cubrebocas, mantener la distancia y lavar frecuentemente sus manos, pero sobretodo, no tocarse la cara.

¿Es posible no contraer el virus en la Nueva Convivencia?, ¡claro que lo es! Si los paramédicos del Centro Regulador de Urgencias Médicas, quienes a diario trasladan pacientes positivos, no se contagian teniendo que tocar y atender al paciente en un espacio cerrado, soportando calor y deshidratación por el equipo de protección y sometidos a altos niveles de estrés, todos podemos.

A %d blogueros les gusta esto: